Los demócratas, el Estu y Obama

“Perdona a tus enemigos, pero no olvides sus nombres.” Era 1963 y así concluía su invectiva contra la URSS el que fuera presidente de los Estados Unidos Jonh F. Kennedy en un acto público. En ese mismo año y al otro lado del Atlántico, un humilde club de baloncesto cumplía uno de sus sueños al vencer a su eterno rival, el Real Madrid (algo que no consiguió el presidente de los Estados Unidos). Así, en la entonces denominada Copa del Generalísimo el Ramiro de Maeztu, que después pasaría a llamarse Estudiantes, forjaba su brío. Por aquel entonces ya era uno de los clubs con más decoro de la península desde que un tal Antonio Magariños decidió fundar en 1948 el club. De este modo los chavales del colegio Ramiro de Maeztu, que jugaban con pelotas cosidas a mano, comenzaban a practicar un deporte llegado de Estados Unidos: el baloncesto.
Tras el asesinato de J. F.kennedy otro demócrata, Lyndon B. Jhonson recogió un testigo con demasiado peso. Jhonson realizó buenas gestiones y consiguió que la Guerra Fría se mantuviera a bajas temperaturas, por lo que fue reelegido presidente para cuatro años más. Mientras tanto el Club Baloncesto Estudiantes seguía haciendo historia y conseguiría su segundo subcampeonato de la Liga Nacional en la temporada 1967/68.

Un tiempo muerto del Estudiantes/ Foto: Miguel A. Monjas

Después de la elección del republicano Richard Nixon llegaría el descontento del pueblo americano que se llevaba gestando durante años. Las prácticas militares de los estadounidenses en Vietnam se enfrentaban al auge del rock and roll, la canción protesta, las drogas de diseño, el naturalismo, la ecología o el pacifismo. Todos estos valores acuñaron el movimiento contracultural conocido como hippie.

La Guerra de Vietnam o el caso Watergate, dejarían al Presidente Nixon como el peor presidente de la historia de EEUU sólo por detrás de George W. Bush, según algunas encuestas. Sin embargo, el partido republicano consiguió mantenerse en el poder con el triunfo de Gerald Ford y el decaimiento del Estudiantes era semejante al de la opinión pública sobre Nixon.
Hasta la llegada de un presidente demócrata, Jimmy Carter el Estudiantes no volvería a cosechar ningún éxito. En ese Estudiantes de 1980 destacaba un jovencísmo Fernando Martín, quien después sería el primer español en jugar en la NBA. Y esa temporada los chicos del Maeztu lograrían otro subcampeonato de liga.
La excepción que confirma la regla
El último año de mandato de George H. Bush coincidiría con la mejor temporada del Estudiantes. En 1992 se conseguiría 29 años después La Copa, en esta ocasión denominada la Copa del Rey. Los Pinone, Herreros, Azofra, Horenga o Winslow también fueron los artífices que en esa misma temporda llegaron a la única Final a Cuatro de la Euroliga de la historia estudiantil.
Bajo el mandato de otro republicano, pero de mismo apellido, Bush hijo, el Estudiantes conseguiría su último subcampeonato de liga. Aunque durante el mandato de George Clinton, que fue el sucesor de Bush padre, también sería exitoso para los colegiales. En 1998 alcanzarían el subcampeonato de la copa Korac y en el 2000 volverían a levantar la Copa.
 Clasificación de Estudiantes en ACB  Many Eyes
Obama, reelegido
Lo cierto es que hasta ahora, la mayoría de éxitos cosechados por el Estudiantes han coincidido con el triunfo de los demócratas en las urnas al otro lado del charco. A pesar de que Obama haya reconocido en varias ocasiones su afición por el baloncesto, desde que el presidente está en el cargo el Estudiantes no ha conseguido ningún logro reseñable.

También han cambiado muchas cosas. La extinta URSS ya no es el enemigo de EEUU; Obama es el primer presidente que no es WHASP (White Anglosajon and Protestant) y en el Ramiro de Maeztu se lleva años dejando de apostar por la cantera.

La ilusión que despertaba Obama en EEUU hace cuatro años es la misma que se produce en esta nueva temporada gracias a las buenas gestiones del técnico estudiantil, Txus Vidorreta.
No se sabe lo que pasará en Estados Unidos con la reelección de Obama. Ahora el presidente afronta un nuevo reto y tiene que tomar una delicada decisión: cómo solucionar el déficit fiscal.
En el Ramiro de Maeztu, las decisiones no serán tan determinantes, pero está claro que esta temporada ha comenzado muy bien y en el club hay ilusión y optimismo suficiente para volver a la senda de la victoria y de los valores que el histórico club lleva confeccionando durante décadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s