JotDown, o la otra manera de contar historias

JotDown es ver el periodismo desde otra perspectiva, o mejor dicho es querer ver periodismo. Y lo han conseguido haciendo periodismo. Así de sencillo, aunque no lo es tanto como aparenta. Han conseguido recuperar la esencia del periodismo y del periodista y lo más importante que creen en ellos mismos y en sus lectores. Es normal por otro lado, cuando aportas más calidad que el resto de medios la confianza se dispara. Han recuperado la esencia del periodismo porque en sus textos se puede sentir que alguien ha estado escribiendo, que alguien ha tardado más de una hora para escribir un artículo, que alguien se ha preocupado en realizar fotos diferentes al resto y profesionales, que alguien se ha preocupado por crear una imagen editorial identificativa y exclusiva. Todo esto es periodismo y todo esto es JotDown.

jotdown captura

Diseño de JotDown

Pero al igual que en JotDown no escribe todo el mundo, y en la mayoría de ocasiones no son periodistas al uso quienes escriben en este medio, JotDown no es para todos los públicos. Es duro pero es así. Debería ser para todo el mundo pero no todo la audiencia está dispuesta a pensar en exceso cuando lee en Internet. Es más, ni siquiera existe la osadía de leer más allá del titular. Y la calidad en JotDown va más allá del titular, eso es seguro.
Textos largos, excesivamente largos, pero que los lectores desean que sean así, porque lo leen. Hay suficientes noticias porque al ser una revista colaborativa siempre habrá personas con historias interesantes que contar e interesados lectores que las querrán leer. Pero no se produce la infoxicación que el lector está acostumbrado cuando lee otros medios. Otro aspecto del que se aprovecha JotDown es que no tienen límite de espacio. La página no acaba y no habrá editor que corte el texto cuando haya rellenado las seis columnas pertinentes. Y eso es apreciable cuando hay escritos que ocupan cinco pantallas de ordenador.

Estas noticias tan largas suelen ser entrevistas, que fue como empezó JotDown. Entrevistas que como mínimo tienen una duración de una hora.
En cuanto al diseño, es interesante analizarlo. Es un diseño sencillo pero que le aporta interés para quien entre en JotDown por primera vez. Es un diseño poco habitual y que tiene una connotación vanguardista y que alude a lo clásico. A ese periodismo que cada vez cuesta más leer en formato papel. Es una vuelta atrás, pero es una vuelta al pasado agradable recogiendo todo lo bueno que este tiempo pasado tiene. Los únicos dos colores que se utilizan son el blanco y negro, cuando en Internet el lector acostumbra a ver cada vez diseños más coloridos y futuristas. Sin embargo, ha sido un completo éxito ya que todo la audiencia puede asociar esos dos elementos con JotDown, un lugar diferente.
Además otro aspecto a destacar es la variedad de temas que abarcan. Cultura, deporte, ciencia, música… Todas largas e interesantes documentos que se han tratado con cariño y por gusto. Hay cosa que hablan por sí solos, como que en la sección de deportes el fútbol no cupe la mayoría del contenido. O que se hagan entrevistas a Federico Jiménez Losantos pero a su lado aparezca la entrevista a Jordi Évole. Es un medio para todo el mundo que le interese el mundo sin tener en cuenta su ideología. Es una revista que busca los nichos, pero llega a tantos nichos que se convierte en una revista muy amplia con un público amplio pero diferente, como lo es JotDown.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s